Este blog está libre de NOFOLLOW!

El Suicidio en Uruguay: Datos Escalofriantes…

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Tres uruguayos se suicidan cada día

Noticia extraída de Insurgentes (ver nota completa)

Nuestro país tiene la tasa más alta de suicidios de toda la región: Cada 100 mil habitantes se suicidan 18 uruguayos. En Brasil cada 100 mil habitantes se suicidan seis. En Uruguay de cada 4, 3 son mujeres, pero afecta especialmente a jóvenes y niños. En los últimos 15 años el suicidio aumentó 40%, pero en los últimos seis meses aumentó 11% y sigue creciendo. El flagelo no respeta edades, género ni condición social, pero la pobreza es “mortal”. En un barrio carenciado como Cerro Norte, el índice de suicidio se duplica a 40 por cada 100 mil habitantes.

Por: José Luis Vázquez

Más de 600 mil personas padecen “depresión” en Uruguay; aproximadamente un 20% de la población total de nuestro pequeño país. Sin embargo el 80% de ellos no saben que padecen este flagleo.

Si tomamos los últimos 15 años los suicidios aumentaron un 40%. Pero si tomamos sólo los últimos seis meses los suicidios aumentaron un 11%. Es decir que cada día se matan tres uruguayos.

La epidemia no respeta edades ni géneros, pero en este preciso momento está afectando fuertemente a los jóvenes y a los niños. Cada cuatro personas con depresión, tres son del sexo femenino. Este tema ha sido tabú en Uruguay; nadie se atreve a hablar mucho sobre el tema porque según señalan, produce “un contagio colectivo” de aquellas personas depresivas.

Según dice el Dr. Pedro Bustelo de la Fundación “Cazabajones” las mujeres son afectadas por la “depresión” porque tienen una “doble jornada laboral” luego de salir fuera a trabajar “deben llegar a su casa “y realizar las tareas hogareñas” mientras “su esposo se pone las pantuflas y toma un diario para leer o mira la TV o el Partido de fútbol” de ese día.

La senadora Mónica Xavier del Frente Amplio está preocupada por el tema y está proponiendo cosas a nivel legislativo. Asegura que “cada vez que se suicida una persona afecta a otras seis, por lo menos. Si la familia está cercana y es grande pueden llegar a ser 12 los afectados sólo por un suicidio. Pero si este hecho se realizara en un Centro de Estudios o un Centro Laboral los afectados podrían llegar a ser centenares.

A principios del año 2005 la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguraba que “cada 40 segundos se suicidaba una persona en el mundo”.

El Dr. Bustelo dice que en Suecia se suicidan 40 personas cada 100 mil habitantes “por eso a Uruguay le dicen la Suecia de América” en materia de suicidios (…).

Ver noticia Completa (lo recomiendo).

Durante el año 2003, realicé un Servicio de Facultad de Psicología en el Hospital de Clínicas Dr. Manuel Quintela, en la Policlínica de Atención Psicológica (tercer piso).

Cuando leí esta noticia (por cierto, desgarradora), me vino a la memoria ese año, y por lo que he leído, todo ha empeorado. Pero lo interesante es que pensando en pequeñas escalas -porque sólo vi 72 pacientes- mis hipótesis no estaban tan alejadas de la realidad. Voy a remitirme a recortes mi trabajo final, así nuestra sorpresa aumenta…

El hecho de que la Policlínica esté ubicada, dentro del marco de un Hospital Público (Universitario), le da una característica particular.

La población que asiste es heterogénea, y esa característica tiene que ver también con la situación actual del país, en el sentido de que lo público se entendía (en el imaginario social, y en lo que refiere a la salud) como perteneciente a los sectores sociales de menos recursos económicos. Ese año, sin embargo, pudimos observar que la gente que llega a la Policlínica en busca de atención, correspondía a distintos universos sociales (económicos, culturales, etc. ).

De esa heterogeneidad, me llamó la atención que la mayoría de las consultas recepcionadas, hablaran de personas que decían estar deprimidas. Cuando decidí trabajar sobre este tema, me pareció necesario realizar una estadística con los datos disponibles en la Policlínica. Me basé en las recepciones realizadas desde el día jueves 24 de abril hasta el día jueves 25 de septiembre de 2003.

En esos 5 meses vimos 57 pacientes, de los cuales 30 presentaban rasgos depresivos.

De 30 personas 24 son de sexo femenino.

Edades:

* De 14 a 25 – 13 mujeres.
* De 26 a 36 – 5 mujeres.
* De 37 a 48 – 4 mujeres.
* De 49 en adelante- 2 mujeres.

De 30 personas 6 son de sexo masculino.

Edades:

* De 14 a 25 – 3 hombres.
* De 26 a 36 – 2 hombres.
* De 37 a 48 – 1 hombre.
* De 49 en adelante – 0 hombres.

A simple vista, son datos que llaman la atención. No soy experta en estadística, esto más que nada intentaba sistematizar los datos en los que me apoyé para el desarrollo de mi trabajo.

Lectura mediante, me atrevo a decir, que el sufrimiento de una persona con un cuadro depresivo, es algo más profundo y complejo, que lo que sería un sentimiento de tristeza profunda relacionado a alguna situación vital penosa en la que se encuentra inmersa la persona. Que no es menor, sino diferente.

Creo que en estos últimos años se ha dado una banalización del término depresión. Es un término que ha saltado de los libros y manuales de psiquiatría, al común de la población, y no planteo aquí, que eso este bien o mal, simplemente creo que en el salto, su sentido a mutado, o ha adquirido otras características.

Entonces, eso lleva a que a la consulta, venga una persona que sé autodiagnostica como Depresivo/a, y sin poner en duda su sufrir, planteo que rasgos característicos de un cuadro depresivo, es un denominador común de esos 30 pacientes, pero creo que no podemos hablar de Depresión, en todos los casos (tal como lo plantean la mayoría de estos pacientes). En general, expresaban estar atormentados por una gran tristeza, o angustia (que en algunos casos encuentran explicación, y en otros no) aludiendo a ese sentir su trastorno fundamental: Depresión.

Eso me hizo pensar mucho, y me pregunté entonces, si sería así como lo plantean o tal vez (o también), ese sufrimiento nos estuviera hablando de una imposibilidad de pensarse y analizar su propia vida y expresarse con determinada precisión. Imposibilidad que, está ampliamente relacionada a lo que sucedía en Uruguay. Dónde pareciera que nada es seguro, dónde la proyección hacia un futuro no es fácil. País donde la gente emigra, pierde su empleo (ahora en el 2007, ni siquiera lo encuentra). En el que la cita con uno mismo, parece ser un clásico cancelado…

No es gratuito, cuando menos azaroso, que en la mayoría de las consultas de las personas que decían estar aquejadas por una depresión, el discurso común versaba sobre esta realidad del País. Plantean en general que La Crisis, ha desencadenado sus estados de ánimo depresivo, donde se sienten envueltas en una situación en la que no pueden avanzar, no se pueden proyectar a un futuro, porque el país no lo permite. Esto, por un lado.

Por otro lado, otro discurso común es la repentina aparición de ganas de no hacer nada, imposibilidad de concentración, y una gran tristeza acompañante.

Sí, la situación del país tiene su qué ver, tanto en el incremento de las consultas como en los motivos manifiestos de consulta, que traen los pacientes. Pero eso no significa que La Crisis desencadene estados depresivos en las personas. Ayuda, pero no la crea.

El común de la población, hace referencia al término depresión, aludiendo a cualquier situación que genere tristeza. Esto no quita que las 30 consultas que tomé para realizar el trabajo, no nos hablen de personas que presentan rasgos depresivos.

Pero me interesa resaltar, que lo que da cuenta de esos rasgos no es La Crisis, sino la forma como la persona se para en el mundo y desde dónde mira. Tiene que ver con una forma de entender la realidad.

Sentir la realidad como siempre igual, es una mera abstracción, ya que está en continuo movimiento, y verla en ese estado de quietud, es cuestión de la actitud del sujeto que la mira.

Yo creo que la vida cotidiana hoy, habilita esa pasmosa quietud, en la medida en que gracias a esa actitud, de alguna forma se compensa la gran inseguridad que alberga el corazón social, frente a una realidad que es forzosamente cambiante. Esa quietud, lleva a que la vida se sienta como vacía de contenido, pues, siempre es lo mismo, y no porque en la vida no haya nada nuevo, sino porque ese acostumbramiento a no querer ver nada novedoso, homogeneiza la realidad. Sé rutiniza, y la rutina, ofrece seguridad a quién la vive. Esto de la realidad, me hizo pensar, en que quizá saberse aquejado por una enfermedad, tenga también, su cuota de seguridad: “Soy depresivo”, al menos se es algo…

Igualmente, pienso que esas 30 consultas, en general, daban cuenta de rasgos de estados depresivos y no de situaciones reactivas, normales a una pérdida. No todas, sino la mayoría.

De los 30 pacientes, solamente en 5 casos aparecieron intentos de autoeliminación (IAE), dos personas lo expresaron en la consulta y de los otros 3 nos enteramos por un familiar. Este dato es muy importante, entendiendo que un IAE nunca es menor, por más que la persona cercana al sujeto lo traiga como un simple llamado de atención.

Unas líneas más arriba decía que: “tal vez (o también), ese sufrimiento nos esté hablando de una imposibilidad de pensarse y analizar la propia vida y expresarse con determinada precisión”. Y agrego ahora que, pienso que sí, hay una cuota de imposibilidad, que por supuesto se da a nivel inconsciente. Que permite que la persona funcione de determinada manera, en la que parece estancarse, y si bien en este tipo de estados depresivos los factores situacionales son relevantes (como ser las fuertes crisis económico-sociales), no podemos olvidar que las anomalías en el desarrollo psicoafectivo, tienen un peso aún mayor, ya que éste determina en su psicogénesis, que la base estructural de la personalidad sea una y no otra.

La exploración de uno mismo, es una de las más arduas tareas de la vida de un ser humano. Y esto lo digo frente al espejo que no miente…

Para finalizar esta entrada, que me ha ocupado más líneas de lo previsto, quería dejar una pequeña reflexión haciendo referencia a la noticia que publicaron en Insurgentes.

Es muy triste lo que leemos, porque si pensamos esto que yo planteo del año 2003, está basado en 30 consultas de recepción. Dentro de estas, podemos pensar en si hay o no cuadros depresivos, pero los datos que aparecenen la noticia que cité, son datos arrojados a nivel nacional y basados en casos diagnosticados. Es decir un grupo de gente que efectivamente tiene depresión.

Es increíble que en un país tan chiquito haya tanta gente que se quite la vida… Es un tema complejo, que deberíamos tener presente.

Entradas relacionadas

  • Ser "Border": última moda en nuestras desarrolladas sociedades.22 Abril 2007 Ser "Border": última moda en nuestras desarrolladas sociedades. (9)
    "El trastorno límite de personalidad (TLP) se caracteriza por la inestabilidad emocional, la ira y el fracaso. La persona necesita urgentemente amor, pero no logra confiar ni sentirse […]
  • La Salsa: un vicio saludable en Valladolid.8 Mayo 2010 La Salsa: un vicio saludable en Valladolid. (4)
    Hace ya un tiempo les comenté que había empezado a ir a clases de Salsa. Hoy, luego de unos meses en esta aventura, les quiero hablar de la importancia del baile en todos sus […]
  • Autismo y Sindrome de Asperger17 Mayo 2009 Autismo y Sindrome de Asperger (6)
    Leo Kanner, Médico Psiquiatra austríaco, reconocido a nivel mundial por su trabajo relacionado con el autismo, fue el primer médico del mundo en ser identificado como un psiquiatra […]
  • TuPsico.com: mi nuevo proyecto14 Febrero 2010 TuPsico.com: mi nuevo proyecto (5)
    En esta entrada quiero contarles en qué ocupé todo mi tiempo en los últimos dos meses.Llevamos trabajando en esto, mucho tiempo y aún quedarán cositas por mejorar! Pero hay que […]
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.


  • Comentarios:
    1

    Vine a dar a este sitio buscando información sobre el suicidio en Uruguay, una inquietud de hace tiempo. El disparador fue el hecho puntual de la triste experiencia de un amigo que en el lapso de poco más de un año,-mudanza en el medio-, fue testigo de dos suicidios en sus sucesivos edificios de residencia. En ambos casos, la víctima se arrojó desde gran altura.
    Son muchos los casos de los cuales uno se entera, conocidos de un conocido de un amigo, u otros más cercanos aún. Lo que da la pauta que las estadísticas no mienten.Pero lo que me llama la atención y seguramente en esto no soy nada original, es porqué en Uruguay la tasa es más alta que en otros lados. Porque la crisis y el desempleo no es patrimonio nuestro y además es cíclico como las crisis del sistema, pero el aumento tiene sus picos, como el del 1998 o el 2002.
    Comparto contigo que tiene que ver con cómo la persona se para ante el mundo y cómo entiende la realidad. Tendrá que ver con esa falta de horizontes, con una imposibilidad de desarrollo personal a todo nivel, no es un detalle menor creo yo, que vivamos en un sistema y una sociedad producto del mismo, que vea como único objetivo del desarrollo personal al éxito económico. Aquellos que no lo logran en la medida que el sistema y la mass media entiende como exitosa, deben sentirse frustrados y fracasados en su expectativas. ¿Cuales son los valores y disvalores en los cuales crecemos? ¿Los elegimos, los construímos o nos los imponen? Recuerdo una propaganda que vi en el 2006 en carteles de Mac Donalds en Buenos Aires primero y un par de meses después en Montevideo, el cartel mostraba un postre y la leyenda decía “Ser egoísta no está mal”, pues bueno, hasta dónde yo lo entiendo sí está mal y muy mal. Tal vez muchos adultos entiendan la mencionada frase como irónica, pero me pregunto qué es lo que entiende un niño, ¿cómo lo interpreta?, acaso el mensaje no es recurrente en los medios de comunicación, ahora me vino otro a la memoria, el de Seven Up y Fido Dido “Hacé la tuya”, siempre la individualidad por sobre todas las cosas. Tal vez por eso la soledad, la falta de proyectos colectivos, tal vez esa individualidad lleve a la impotencia, a la desesperanza, a sentirse desamparado. No sé si será eso o además de eso, el porcentaje de uruguayos que toma conciencia en qué mundo está viviendo; que los cambios no se dan, o mejor dicho, que los cambios que se dan con la globalización no son para mejorar la vida de la comunidad sino que la emperoran, y que los beneficiados son los pocos de siempre. Que el fracaso del socialismo a fines del siglo 20 (un intento diría yo) y el triunfo del capitalismo no arregló nada ni cumplió con la promesa neolibaral de un mundo mejor. Más bien que lo agravó todo.
    Esa toma de conciencia puede llevar a dos caminos, a la resistencia o a la desesperanza. A la resistencia al sentirse acompañado, embarcado en un proyecto colectivo de cambio, de negación de disvalores, de construcción de alternativas; en el último caso a sentirse nada, a la impotencia, a sentir no puedo cambiarlo, estoy sólo y desamparado, no tengo esperanzas, en éste mundo no puedo vivir.
    Tejer redes sociales y verse reflejado en el otro tal vez sea una posible solución a la triste realidad que vivimos. No sé si fui muy claro pero son pensamientos atropellados que me sobrevinieron en ésta tarde gris dónde seguramente y por desgracia se ha quitado la vida otro compatriota.
    De todas formas es bueno saber que hay gente que se preocupa y tiene como decís vos, el problema presente.

    2

    Sí, lo cierto es que llama la atención que sea Uruguay el más destacado en esto de la muerte…
    Eso que contás de la publicidad de Mac Donals “Ser egoísta no está mal”. Lamentablemente es lo que consumimos a diario. Y hay gente que se lo toma al pie de la letra, y otras que no, que pueden leer entre líneas y, a su vez, decidir en la forma de labrar su persona.
    Como decís en el comentario, eso de que la vida tenga un valor momentario en todos sus sentidos, personalmente, creo que lo pudre todo… Pero está de moda!!
    La cuestión de hoy es potenciar las miserias humanas, en desmedro de lo que sea, y muera quién muera, eso se entiende como número.
    Y me da mucha bronca!! Porque es un problema gigante que un país tan chico sea el número uno en suicidios, o que tenga el índice de desempleo en un 17%, superando a Argentina y otros países de latinoamérica…
    A mi esto, me amarga, no lo puedo evitar…
    Edgardo, adgradezco tu aporte, mucho. Ojalá mucha gente aportara historias, pensares, experiencias, quizá serviría de algo…

    3

    Hola Cecilia:

    Me alegro que te haya servido la información. Gracias por tu opinión.
    estás haciendo algún trabajo referente al suicidio?? Bueno cualquier cosa en la que te pueda ser útil, no dudes en contactarme.
    Un saludo.-

    4

    Elaborando un trabajo sobre el suicidio, me encontre por aquí.

    Queria felicitarte, pues además de haber sido muy útil, me gusto mucho el blog.

    5

    Muchas gracias, el trabajo es para sociologia de 5 humanistico.Me ayudo
    mucho la estadistica que brindaste en la investigacion.Gracias.Un saludo.

    6

    Hola tia , te cuento mi caso justo en el 2003 me atendi en el clinicas por una depresion que me sobrevino o la desencadeno el suicidio de un hermano,bueno recien despues de un tiempo e investigando me entere que no era algo aislado, sino que estaba pasando en todo el pais de una manera creciente;ahora bien lo que no se es que se esta haciendo a nivel de estado con este tema ,porque me parece que nada,salvo los medicos pero de forma voluntariosa pero sin medios,todavia recuerdo al medico que me atendia (Manuel) repartiendo medicamentos con una bolsita de supermercado.

    7

    Hola Ernesto:

    Me alegra que andes por aquí, y que te haya gustado el blog.
    Cuando decís “todavia recuerdo al medico que me atendia (Manuel) repartiendo medicamentos con una bolsita de supermercado”. Te juro que se me pone la piel de gallina…
    En Uruguay, hay muchos médicos con vocación real, y que aún con sueldos de mierda se rompen el alma trabajando.
    El tema del suicidio, es muy fuerte y complejo, como habrás leído estamos a la cabeza en el tema… lamentablemente.
    Eso que puse en el post es lo ´´ultimo que he encontrado. Pasa que en Uruguay, hay una política especial para tratar el tema, como que la idea es no hablar de suicidio, como para no generar alarma social (esa justificación, la leí hace mucho tiempo).
    Es una urgencia hoy, y eso es más que claro, cuando el suicidio toca edades infantiles pre y adolescentes, el tema es muchísimo más grave de lo que parece, y lo peor es que hoy ya no distingue clases sociales, ni económicas, ni nada. Sin frionteras, mata. Y es muy dificil sentar parámetros que digan porqué en Uruguay? Porque si nos ponemos a pensar Suecia y Suiza, estan a la cabeza mundial (al igual que Uruguay) y son polos opuesto en muchas cosas con el paisito…
    Es complicado, feo, duro y muchas cosas más.
    PD: Me parece terrible tu historia, me alegro que hayas logrado sortear un obstáculo tan dificil, como lo es una depresión. Sabiendo que hay cosas en la vida, como ser el suicidio de un hermano, que por más que pasen litros de agua bajo el puente, esa marca queda impregnada y no se borra con nada. Y no es que la idea sea borrar, me refiero a que el dolor se lleva en el corazón, para toda la vida.
    Un saludo, y gracias -otra vez- por estar.

    8

    hola a la tía, por cierto, es una tía bonita:

    En un foro de redota.com que empezó siendo una broma: Manual para uruguayos de segunda, una especie de boludez, como dicen los uruguayos de uruguay, apareció al final, en un mensaje, una frase que me afectó mucho. Decía algo así como: el anómino que rescataba suicidas en La Escollera. Le pido a la tía, que, afortunadamente, cuando escribe no disimula su sensibilidad, y esconde mal sus afectos, que sea solidaria con los míos y me regale información (links, bibliohemerografía, y mejor aún una versión personal) sobre esa frase que dije. Mi mensaje es abigarrado pero mi interés en el tema no es frívolo ni animado por curiosidad simple.

    Gracias a todos de corazón, Mauricio

    Deja un comentario

    (requerido)

    (requerido)


    Los enlaces en los comentarios pueden encontrarse libres de nofollow.